Burzum
NEWSBIOGRAPHYDISCOGRAPHYPHOTOSLIBRARYDOWNLOADSCONTACTS

LIBRARY

Una Historia De Burzum: Parte IX - El Mañana

Hay varios personajes llamados Varg Vikernes en Noruega. Uno es el demonizado, el alienado, el empicotado y el coco, el relegado al ostracismo, denunciado por la prensa judía y conocido por el sistema judicial en Noruega. Él no es real, nunca fue real y nunca será real, pero si uno de 19 años con bases indefinidas, quien en 1993 expresó públicamente su demente exacerbación al mundo moderno. El enfermo mundo moderno siguió en movimiento, hacia lo más profundo del infierno en un camino pavimentado con buenas intenciones, pero Varg Vikernes, congelado en el tiempo y forzado a vivir en la arraigada y novelesca realidad inventada por las heces de la prensa judía y la “inquisición noruega”. Ni la propaganda embustera en los medios, ni los inquisidores, procuraron ajustar la realidad a ese contexto, inclusive en la actualidad, de vez en cuando, podemos escuchar el rechinar de los cerdos periodistas poco intelectuales; “¡brujo!”, “¡brujo!”, “¡quémenlo!”, “¡quémenlo!”, “¡quémenlo!”, y el público en el conocido sistema judicial no es la excepción.

Otro Varg es el prisionero, escribiendo artículos, como este, para mantener la cordura, pero también, para no permitir falsas acusaciones y la predisposición de la propaganda embustera que mantiene su oposición. Él es real, pero sólo por tan largo asedio al final. Si las mentiras venideras se detienen de los medios-escoria, y si el conocido sistema judicial se mantiene fuera del alcance de los procesos reales, él cesará de existir y se desvanecerá en el olvido. Él es real únicamente porque tiene que ser. Él es simplemente el muro que protege la sanidad, el honor y la vida del Varg Vikernes real. Como la fortaleza de Europa, ese muro nunca fue construido por broma, pero si por necesidad.


***

El personaje ficticio del Conde, basado en el adolescente antisocial Varg, quizá sea infinitamente más interesante y atractivo (y al menos no tan comercial) que el real yo (en el 2006) de 33 años, ¡pero él no es real! La fotografía de Varg “el Conde” Vikernes, presentada a los noruegos por los medios es una fotografía falsa y es momento que se den cuenta. Ora vosotros seáis un fanático, adversario o amigo, podría relatar la realidad, y no algunos de los personajes de los medios, también inventados por los periodistas para fines comerciales. Pare de seguirme dando crédito o criticarme por algo que nunca hice o por algo que nunca fui, por declaraciones que nunca fueron mías o por abogar una ideología o religión que incluso nunca conocí. Pare de atacarme, o en verdad de abarcarme, sobre falsas pretensiones. Cuando soy atacado o abarcado por los demás, deseo que lo hagan sólo si tengo una buena razón para hacerlo, y no porque ellos crean en las mentiras de los medios o el conocido sistema judicial.

El verdadero Varg Vikernes no es interesante, pienso, y no hay mucho para decir acerca de mí, y en algún caso, cuando salga de prisión, en cualquier momento que sea posible, de cualquier manera, desapareceré de la vista del público. A mi parecer, soy un prisionero en el barco (“Sodoma y Gomorra”) – el mundo moderno – dirigido por el desastre, y cuando sea liberado del cautiverio, saltaré al agua y nadaré de regreso a tierra seca a.s.a.p… No deseo tener ninguna relación con esa cabalmente conocida civilización enferma, haré lo mejor lejos de todos. No habrán más artículos como estos, no más (estrictamente hablando) comunicación innecesaria con extranjeros del mundo moderno y no más entrevistas. Publicaré unos pocos libros, posiblemente empleando un pseudónimo a fin de mantenerme anónimo, y quizá un álbum o dos de Burzum, pero es todo.

Digo esto porque, debo decirles a las personas que no esperen mucho de mí cuando sea liberado. Bien; no esperen alguna cosa. A menos que, vosotros busquéis mis libros o álbumes, no esperen escuchar algo de mí o con respecto a mí nuevamente. No deseo relacionarme con vosotros o con el cabalmente enfermo mundo moderno en el cual vivís. No cuente conmigo. Iré a casa, a zona rural, a zona silvestre y al aire fresco, a una saludable vida de granjero y al abrazo de la Madre Tierra. Vosotros podéis plagar el burdel urbano y su infierno mestizo sobre la Tierra para si mismos.

Si vosotros en verdad comparten este pensamiento conmigo es agradable, y le saludo por ello, pero si discrepa conmigo, podéis hacer algo en cualquier momento, y no entiendo por qué no lo haga también. Estoy prisionero, desafortunadamente no puedo escapar de la influencia de la moderna Sodoma y Gomora ya mismo. ¿Cuál es su excusa?

Varg “Lífþrasir” Vikerners
(Febrero 24 de 2006)
Traducción: Carlos Andrés Mosquera Ruiz



“Meglio soli che mal accompagnati”.
(“Mejor solo que mal acompañado”).


© 1991-2019 Property of Burzum and Varg Vikernes | Hosted at Majordomo | Secured by COMODO PositiveSSL