Burzum
NEWSBIOGRAPHYDISCOGRAPHYPHOTOSLIBRARYDOWNLOADSCONTACTS

LIBRARY

Una Historia De Burzum: Parte VIII - Por Senderos De La Maleza Oculta

Hay muchos senderos los cuales podemos seguir en el transcurso de la vida, pero la gran mayoría elige al rebaño que transita sobre el camino de asfalto, ancho y fácil, la cual dirige a la mediocridad espiritual y estancamiento. Al final del sendero no dejan tras de si un indicio de su existencia y simplemente pasan al olvido. Como el ganado, siguen al individuo frente a ellos, pensando muy poco en lo que se encuentran haciendo, y caminan directo a la nada. Eligen ese sendero porque les promete menos resistencia y la vida más confortable.

Aunque, hay otros senderos, otros senderos que el hombre puede elegir en el transcurso de su vida. Naturalmente, hoy día, los senderos que nuestros antepasados siguieron están cubiertos de vegetación. Nadie ha caminado por esos senderos por mucho tiempo, y la naturaleza silvestre ha reclamado la mayoría de ellos. Debemos, incluso, buscar cuidadosamente para encontrar que existen. Sin embargo, aquellos senderos no son caminos fáciles. Aquellos quienes siguen la voluntad de los senderos de maleza oculta, sobre sus senderos, tropiezan con rocas mohosas y raíces de los bosques obscuros, resbalaran con frecuencia y caerán en el lodo, se hundirán en el pantano y nadaran a través de peligrosas corriente. Aparte de extraviarse ocasionalmente, encontrándose fuera del mismo, entre lo silvestre, también es un sendero para seguir muy solitariamente. Debe caminar a solas.

Cuando el sendero de maleza oculta cruza el camino de asfalto del rebaño, el solitario viajero – sucio, con frecuencia, desaliñado y ataviado con harapos – será encontrado por un clamor de lenguaje injurioso; escarnecedor, despreciable, temeroso e incluso odioso. El ganado suele ser obediente al seguir al individuo frente a él sin impertinencia. Un individuo viaja en otra dirección, o cruza el camino, siempre causará confusión e incertidumbre en su imbécil categoría.

El rebaño no encuentra secretos misteriosos, instrucción espiritual o sabiduría antigua en el camino de asfalto. Las Runas y las piezas doradas de los Dioses sólo pueden ser encontradas en el verdor césped o bajo el moho, en los senderos de maleza oculta. La instrucción nunca será realizada por el individuo quien se separa del paso de la persona frente a él o ella y mira al cielo, por un cambio. La sabiduría antigua sólo será aprendida por aquellos quienes han caminado por donde una vez caminaron los antiguos, y como lo hicieron nuestros antepasados.

No es fácil encontrar el punto de partida que dirige al sendero cubierto de vegetación desde la calzada. El público debe precipitarse por él, inclusive, sin saberlo se están allí. Vosotros debéis buscarlo, con frecuencia, en los lugares desemejantes, y podrías fallar al encontrarlo. Otros son más afortunados, en el sentido que deja la dirección para los demás. El destino quizá todo el asunto, y aquellos quienes han predeterminado la dirección del asunto para encontrar el sendero cubierto de vegetación, en algún caso, eventualmente encontrara a aquel quien haya predetermino encontrar el sendero de maleza oculta, en algún caso los encontraran. Así les guste o no.

Estoy caminando sobre un sendero de maleza oculta, y quizá ese sea el por qué algunas veces sea duro para el público comprender lo que digo, acerca de lo que hago y pienso, y por qué muchos reaccionan con disgusto o temor sin importar lo que diga o haga. Pero, ¿y qué? Se que lo realmente importante en la vida y realmente sólo me preocupo por los “héroes y heroínas espirituales”, los einherjes y las valquirias que ocasionalmente encuentro entre lo silvestre, quien ha encontrado su propia salida del camino de asfalto. Realmente me preocupo sólo de los individuos fuertes quienes buscan las Runas, el oro de los Dioses, en el verde césped. Realmente respeto sólo a los otros quienes hacen como yo y caminan sobre el sendero cubierto de vegetación. Las masas mediocres no valen una jota. El Valhala no es para la oveja.

Varg “Loki” Vikernes
Diciembre de 2004
Traducción: Carlos Andrés Mosquera Ruiz



“Aurum nostrum non est aurum vulgi”.
(“Nuestro oro no es como el oro del hombre común”).


© 1991-2019 Property of Burzum and Varg Vikernes | Hosted at Majordomo | Secured by COMODO PositiveSSL